,

Convención sobre la protección de los derechos de las personas mayores: su proyección sobre la normativa que regula las residencias de larga estadía

El envejecimiento de la población es uno de los retos demográficos más importantes a los que se enfrenta el Estado argentino y la región; que sumado a otros cambios sociales estructurales determinan un fuerte crecimiento de la institucionalización de las personas mayores.

Pese a que Argentina ha suscripto tratados de derechos humanos que gozan incluso de jerarquía constitucional, la normativa  a nivel local no brinda una adecuada protección a los derechos humanos de las personas en residencias de larga estadía. Es por ello que, la reciente ratificación por parte del Estado Argentino de la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores, podría significar una oportunidad y aportar herramientas para la exigibilidad de regulaciones de residencias de larga estadía con estándares más altos de protección de derechos humanos.

Una convención regional específica y jurídicamente vinculante que reconoce a la institucionalización de las personas mayores como una cuestión de derechos humanos y concibe a la vejez desde el envejecimiento activo y saludable, obliga al Estado a adoptar medidas afirmativas y a realizar los ajustes necesarios para el ejercicio y cumplimiento de tales derechos.